Sólo cinco ejemplares de una desconocida lagartija de Chiapas

Dragoncito de Coapilla

Un equipo de científicos identificó en Chiapas una especie previamente desconocida de lagartija, denominada dragoncito de Coapilla (Abronia cunemica), la cual es endémica de México y presenta un preocupante riesgo de extinción, con tan solo cinco individuos registrados.

La lagartija, que habita en los árboles del norte de Chiapas, presenta características únicas, como una cola prensil que facilita su agarre a las ramas y su capacidad para escalar hasta 40 metros de altura. Su coloración es de tono marrón claro con bandas transversales oscuras, y la cabeza de color amarillo pálido, sin escamas supra-auriculares protuberantes y escamas posterolaterales de la cabeza en forma de casco.

A pesar de la importancia del descubrimiento, la Abronia cunemica se encuentra en riesgo debido a la destrucción de su hábitat por actividades humanas, principalmente la tala ilegal de árboles. Además, el tráfico ilegal de estas especies, debido a su apariencia llamativa, también representa una amenaza, con informes que indican su venta por hasta dos mil dólares en el mercado negro.

La investigación se realizó en colaboración con dos científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Adrián Nieto Montes de Oca e Israel Solano Zavaleta, ambos pertenecientes a la Facultad de Ciencias. También participaron Adam Clause, gerente de la Colección de Herpetología del Museo de Historia Natural de San Diego, Roberto Luna-Reyes de la Secretaría de Medio Ambiente e Historia Natural, y Oscar Miguel Mendoza-Velázquez de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH).

Nieto Montes de Oca, con una trayectoria que incluye la descripción de al menos 20 nuevas especies de anfibios y reptiles a lo largo de 30 años, destacó que el descubrimiento se basó en un extenso trabajo respaldado por la secuenciación de ADN, que permitió entender las relaciones filogenéticas entre las especies.

Solano Zavaleta explicó que el hallazgo fue resultado de la fortuna, ya que recibieron fotos de un ejemplar inusual. Tras comparar con registros existentes, determinaron que correspondía a una especie no identificada en la zona.

En respuesta a estos riesgos, se elabora un plan de conservación que involucra a entidades académicas y gubernamentales. Nieto Montes de Oca hizo hincapié en la importancia de preservar esta nueva especie, advirtiendo sobre las consecuencias graves que la destrucción del hábitat puede tener para la biodiversidad.

Por último, los científicos destacaron la importancia ecológica y social de las lagartijas, que contribuyen al control de plagas en cultivos y evitan la proliferación de insectos en zonas urbanas. Invitaron a la población a no dañarlas y a colaborar en la preservación de estas especies, informando cualquier avistamiento a las autoridades correspondientes.

Dragoncito de Coapilla
El dragoncito de Coapilla es objeto del tráfico ilegal, debido a su apariencia llamativa, informes indican su venta por hasta dos mil dólares en el mercado negro.
Compártelo:
Podría Intersarte