¡Niños felices, futuro brillante! Evitando el consumo de alcohol y tabaco en al niñez y juventud

*La encuesta ENSANUT Continua 2022 arrojó que el 20.6% de los adolescentes de 10 a 19 años eran consumidores de alcohol en 2022. En México existen alrededor de 38.2 millones de niños y adolescentes de 0 a 17 años de edad.

 

En el marco del Día del Niño, es fundamental recordar que la protección de los menores va más allá de regalos y celebraciones. De acuerdo con el Inegi, en México hay 38.2 millones personas de 0 a 17 años de edad (49% mujeres y 51% hombres) a quienes, tradicionalmente se festeja en esta fecha.

Sin embargo, la verdadera celebración reside en garantizar un entorno seguro y saludable para su crecimiento y desarrollo. En este sentido, la sociedad en su conjunto, desde padres y educadores hasta autoridades y la comunidad en general, tiene una responsabilidad compartida en la protección de los niños contra el consumo de sustancias nocivas como el alcohol y el tabaco.

En México, de acuerdo con la encuesta ENSANUT Continua 2022, el 20.6% de los adolescentes de 10 a 19 años eran consumidores actuales de alcohol en 2022. Este porcentaje aumentaba con la edad, siendo el más alto entre los 16 y 17 años con un 32.5%. El consumo de alcohol y tabaco en edades tempranas puede tener consecuencias devastadoras para la salud física, mental y emocional de los niños, además de interferir con su desarrollo cognitivo y social. Por lo tanto, es crucial que todos nos unamos para prevenir y abordar este problema.

En cuanto al consumo excesivo de alcohol, el 13.9% de los adolescentes de 10 a 19 años tuvieron un consumo excesivo en los últimos 12 meses en 2022. Este consumo excesivo fue mayor entre los hombres (15%) que entre las mujeres (12.7%) y aumentaba con la edad, siendo el más alto entre los 16 y 17 años con un 22.7%. El consumo excesivo también era más elevado entre la población adolescente que no estudiaba (28.3%) y entre aquellos que estudiaban un nivel de escolaridad que no correspondía con su edad (18.3%).

Para promover esta responsabilidad compartida, se invita a las familias mexicanas a participar en actividades que fomenten un estilo de vida saludable y fortalezcan los lazos familiares. Algunas actividades sugeridas para realizar en familia:

-Día de juegos al aire libre: Dedica un día para salir al aire libre y disfrutar de actividades físicas como juegos en el parque, paseos en bicicleta o caminatas por la naturaleza. El ejercicio en familia no solo promueve la salud física, sino que también proporciona momentos de diversión y conexión.

-Cocina en familia: Involucra a los niños en la preparación de comidas saludables. Esta actividad no solo les enseña habilidades culinarias, sino que también les ayuda a comprender la importancia de una alimentación equilibrada para mantenerse sanos.

-Noche de películas educativas: Organiza una noche de películas en casa con temas educativos sobre los efectos nocivos del alcohol y el tabaco. Después de ver la película, fomenta la discusión en familia sobre los riesgos asociados con estas sustancias y la importancia de tomar decisiones saludables.

-Visitas a museos y actividades culturales: Aprovecha las opciones culturales de tu ciudad, como museos, exposiciones y eventos comunitarios. Estas experiencias no solo son divertidas, sino que también estimulan la curiosidad y el aprendizaje en los niños.

-Tiempo de lectura en familia: Dedica tiempo cada día para leer juntos como familia. Selecciona libros que aborden temas relacionados con la salud, la prevención del consumo de sustancias y la importancia de cuidar el cuerpo.

Al participar en estas actividades, las familias pueden fortalecer su compromiso con la protección de los niños contra el consumo de sustancias nocivas, al mismo tiempo que crean recuerdos positivos y promueven un estilo de vida saludable.

El consumo de alcohol y tabaco entre menores de edad en México es un tema que debe abordarse dentro de los hogares y desde la primera infancia. Las estrategias de prevención y educación son esenciales para hablar de este problema y reducir los riesgos asociados con el consumo temprano de alcohol. Juntos, como sociedad, podemos trabajar para construir un futuro más seguro y saludable para las generaciones que vienen, donde cada niño pueda alcanzar su máximo potencial sin verse afectado por el consumo de sustancias nocivas.

Compártelo:
Podría Intersarte

Deja un comentario