La crónica en 5 minutos
“Febrero y el año bisiesto”

Mérida, Yucatán a 29 de febrero de 2016.

Por: Diego Cervantes

Desde niño una duda rondaba mi pensamiento ¿Por qué febrero era más corto que el resto de los otros meses? Bueno, la respuesta es simple, febrero es más corto porque en los primeros calendarios enero y febrero no existían, estos meses fueron agregados para ajustar el antiguo calendario romano, el cuál fue el precursor del actual calendario gregoriano que es el que utilizamos ahora. La evolución de los calendarios es el resultado del seguimiento de los astros y sus diferentes manifestaciones como eclipses o equinoccios.

En un principio, ya hace unos miles de años, el calendario que se utilizaba era el romano; según la leyenda este calendario fue inventado por Rómulo, el fundador de Roma, este calendario contaba con 10 meses al año e iniciaba en el equinoccio de primavera.

Los 10 meses en los que se dividía el calendario romano eran: Martius, Aprilis, Maius, Lunius, Quintilis, Sextilis, September, October, November y December; los primeros cuatro meses reciben su nombre en honor a las deidades mitológicas, Marte (Dios de la Guerra), Afrodita (Diosa de la belleza), Maya (Diosa de la primavera) y Juno (Reina de los Dioses) respectivamente, la segunda es de la mitología griega y no romana por lo que se cree que el calendario romano está basado en los calendarios lunares griegos. El resto de los meses están nombrados de acuerdo a su posición: quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno y décimo.

Fue hasta el año 713 a.C., que el rey Numa Pompilio reorganizó el calendario; añadiendo un mes al principio del año (Lanuarius) y otro al final (Februarius), y el año quedó establecido en 354 días de acuerdo con el ciclo lunar. Quedando Februarius como un mes de ajuste al cual se le agregaban días para sincronizar el calendario de acuerdo a las estaciones del ciclo solar. Casi 300 años después en el 450 a.C. se estableció el calendario republicano, en el que se añadió cada dos años un mes intercalar llamado Mercedonius porque era cuando los mercenarios recibían su salario, pero este sistema era bastante caótico.

Fue hasta la llegada de Julio César que aconsejado por el astrónomo Sosígenes de Alejandría, eliminó el mes Mercedonius e introdujo el calendario “Juliano”, en el cual el año empezaba en enero y los meses tenían la misma duración que en nuestro calendario actual y cada 4 años habría un año bisiesto; y así fue como febrero quien en realidad era el último mes del año pasó a ser el segundo, además, ya que era un mes de ajuste no contaba con los 30 ó 31 días como el resto de los meses.

Ahora sí, ya habiendo dejado en claro todo esto se puede explicar por qué existe el año bisiesto; después de todo el caos creado por los cambios habidos en el calendario, En la época de Julio César vivía un conocido astrónomo llamado Sosígenes de Alejandría, él junto con otros astrónomos tenía conocimiento de que el año astronómico contaba con 365.25 días aproximadamente, un cuarto de día más de lo que se había considerado hasta esos tiempos.

Fue entonces que Julio César aconsejado por Sosígenes decretó que se añadiría un día más cada 4 años en el calendario y aunque febrero ya no era el último mes del año, como seguía siendo el más corto se mantuvo la costumbre de añadir ese día adicional al final de este mes.

Información obtenida de:
Alejandra León Castellá, Fundación CIENTEC, página: http://www.cientec.or.cr/astronomia/bisiesto.html Historia del calendario romano, Mariano Real Pérez, página: http://descargas.pntic.mec.es/cedec/mat3/contenidos/u8/M3_U8_contenidos/calendario_romano.pdf

Correo:diegockantun@hotmail.com

Compártelo:
Podría Intersarte