Devaluación política; cartas que dejan de ser cartas

Círculo Rojo 

Por: Iván Duarte 

Estamos cuarto para la hora en el escenario político para el 2024, esto se sabe a la perfección; y en el intento veloz de los suspirantes a un cargo de elección popular surgen contratiempos y circunstancias, muchas veces errores, e intentos de posicionamiento que pueden resultar positivos, o pueden ser la pala con la que se cava la propia tumba. 

En este afán hay nombres que por más que lo han intentado simplemente no cuajan como proyecto, y que cada vez, ese valor depreciado es más notorio.

En Morena; Rogerio Castro Vázquez, Secretario General del Infonavit, simplemente no convence. Su discurso es muy pobre y no logra establecer un vínculo al momento de dirigir palabras con el auditorio presente. 

Recientemente inauguró un fraccionamiento con un grupo empresarial en Umán, donde quiso lucir todos los reflectores en su persona. Invitaron al presidente municipal panista, Gaspar Cisneros Polanco, cuarto para la hora; con la esperanza quizá de que este no llegara, pero sí llegó. Develó una placa alusiva al fraccionamiento Nueva Jerusalén en donde figura su nombre y el de otro funcionario del Infonavit. Un espléndido recordatorio para los compradores de quien abogó por esa unidad habitacional. 

Hizo leer un currículum al maestro de ceremonias sobre su persona, partiendo, prácticamente desde que fue concebido en el vientre materno, hasta su incansable lucha por el desprotegido y los pobres. Empleó la misma retórica ya conocida, centrada en que antes todo era malo hasta que llegaron ellos; los salvadores, sin decir, claro, que el Infonavit fue fundado por ese partido que dicen odiar a muerte. 

Y hablando de inaugurar fraccionamientos con el Infonavit, Castro Vásquez no ha sabido cuidar de forma adecuada su imagen, ventilado estuvo en su momento sus amoríos al interior de la dependencia federal, y otras versiones señalan que estaría haciendo un jugoso negocio con las empresas constructoras a través de una prestanombres, y el nombre que indican es Mirna Santos Concha, habitante de Tixkokob, donde precisamente se inauguró hace un tiempo otro fraccionamiento denominado San Gerónimo.

Para variar, uno de sus principales activos y fortalezas, que era su fuerte amistad con Joaquín Díaz Mena, el Superdelegado, ha venido a menos, con lo que su loca carrera a la gobernatura estatal, parece ser un auto sin gasolina; simplemente no va a arrancar. Y con ello, aquellos buscaban o presumían un padrinazgo político de su parte, empiezan a buscar un nuevo refugio y padrino político.

En el PAN lo peor que podría pasar es que, hoy, cuando tienen el sartén por el mango, se dividan. Hoy el alcalde Renán Barrera va en caballo de Hacienda a la Gubernatura para el 2024, y lo peor que podría pasar es que el equipo se vea superado con el voraz apetito por dividirse el poder cuando aún no lo tienen. 

Desde hace un tiempo, (aclaramos que no es de ahorita), la incorporación de Jorge Puga a la cúpula de toma de decisiones del alcalde dejó fuera de ese círculo a Martín Uicab, lo que ha hecho que este operador político Renanista pierda valor en ese escaño de la alta esfera. A ello se suma que, esta incorporación no cayó en gracia para el Oficial Mayor, Mario Alberto Martínez Laviada, y de quienes se comenta, según fuentes al interior, mantienen uno del otro, una distancia sana mejor, que la que podría imponerles el Covid-19.

El error más grave que puede cometer el PAN, es dividirse, justo ahora que lo tienen todo. 

En el PRI, la eventual llegada de un Gaspar Quintal Parra, diputado local, como nuevo presidente del partido en el estado, como al parecer sucederá, deja al aire la duda, ¿será un buen o mal movimiento?, lo que sí es un hecho, es que detrás está la mano de Alejandro Moreno Cárdenas, actual líder nacional, sería el colmo que no. 

El mayor activo que tiene el tricolor, fue en el 2021, como lo sigue siendo, Jorge Carlos Ramírez Marín. Palabras de militantes se reducen a “No hay otro”, entre los más escépticos, sin embargo, la marca PRI, hoy le estorba al Senador, la marca está devaluada; de ahí que se le vea en recientes fechas en búsqueda de nuevas alianzas, para ser exactos; algunos iconos de Morena. 

Bloquear para controlar en el PANAL

Y hablando de Nuevas Alianzas, Marbellino Burgos Narváez, es el nombre del docente que aspiraba ser nuevamente el líder del partido Nueva Alianza en Yucatán. Un partido que como todos sabemos, inició y sigue siendo del control magisterial. Burgos Narváez no tiene mayor mérito que el de ser fiel obediente a lo que la cúpula magisterial en el centro del país ordene.

Precisamente con la intensión de evitar este retorno de influencia central en las decisiones del partido en esta entidad, es que, el comité del partido, logró retener el poder del lado de los aliados del PAN. Crescencio, actual diputado local, dejará la dirigencia para devolvérsela a otro de su “línea”; Raúl Sosa, mejor conocido como “Nepo”. La amistad PAN, nueva alianza está segura. 

El peso Verde

Como cierre, no me queda más que recordar de paso, que el Partido Verde Ecologista de México, PVEM, jugará un rol importante en la elección del 24. Según los acuerdos, tendrá un fuerte peso en la decisión para designar candidatos en la alianza con Morena, es decir, varios de los aspirantes del partido fundado por el Presidente de la República, serán puestos por el partido ecologista. 

En este tenor hay que seguirle la pista al Dr, Manuel Díaz Suárez, de quien se comenta que el Verde tiene puesto la mira para incorporarlo a sus filas en puesto clave. Habrá que estar atentos las próximas semanas. Gracias.

Compártelo:
Podría Intersarte