Cuidado con el golpe de calor

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán emitió recomendaciones cruciales para evitar los riesgos asociados con las altas temperaturas y prevenir casos de golpe de calor. Este fenómeno se caracteriza por un incremento de la temperatura corporal, alcanzando niveles peligrosos por encima de los 40 grados, lo que puede comprometer funciones vitales del cuerpo humano.

Julio Francisco Hernández Carrillo, coordinador de Atención Médica en Primer Nivel, advierte que el golpe de calor puede desencadenarse no solo por la exposición prolongada al sol y las altas temperaturas, sino también por el ejercicio intenso en ambientes mal ventilados.

Es importante destacar que, sin un seguimiento médico adecuado, los casos de golpe de calor pueden provocar complicaciones temporales o permanentes en órganos vitales como el corazón, los pulmones, los riñones, el hígado y el cerebro, llegando incluso a poner en riesgo la vida.

Entre los síntomas del golpe de calor se incluyen: temperatura corporal elevada (40 °C o más), agitación, náuseas, dolor de cabeza, respiración acelerada, fiebre entre 39 y 41 °C, y taquicardia con latidos débiles del corazón. Los signos de alerta abarcan la piel caliente y seca sin sudoración, pérdida del conocimiento, vómitos frecuentes y dificultad para respirar.

Ante la presencia de síntomas de golpe de calor, es crucial trasladar a la persona a un lugar fresco, intentar reducir su temperatura corporal mediante compresas húmedas o hielo en axilas o ingles, y en caso de pérdida de conciencia, buscar atención médica de urgencia.

Las personas con mayor riesgo de sufrir esta condición son los menores de cinco años, adultos mayores de 65 años con enfermedades crónicas, como diabetes, hipertensión u obesidad, así como aquellos que realizan actividades al aire libre bajo el sol y con esfuerzo físico considerable.

Para prevenir el golpe de calor y sus complicaciones, se recomienda:

  • Evitar la exposición prolongada al sol, especialmente entre las 12:00 y las 16:00 horas.
  • Mantener los espacios de vivienda y trabajo bien ventilados.
  • Hidratarse constantemente, preferiblemente con agua, evitando refrescos y bebidas alcohólicas.
  • En caso de deshidratación, consumir suero oral libremente.
  • Usar ropa holgada de colores claros y de materiales ligeros que faciliten la transpiración.
  • Emplear gorros y protector solar, y buscar la sombra cuando sea posible durante las actividades al aire libre.
  • Ante cualquier síntoma de malestar, descansar en un lugar fresco y solicitar ayuda si es necesario.

El coordinador de Atención Médica en Primer Nivel enfatiza la importancia de acudir a las Unidades de Medicina Familiar (UMF) ante cualquier molestia o complicación en la salud, para recibir un diagnóstico preciso y una atención oportuna.

Compártelo:
Podría Intersarte