Construyendo el futuro de Yucatán: historia de una transformación compartida

Quinto Informe

En la tierra de Yucatán, el gobierno encabezado por Mauricio Vila Dosal ha tejido una historia en conjunto con la sociedad, que forja el camino hacia un futuro de cambio y transformación. Mérida, testigo de esta gesta, se viste hoy con el fulgor de un nuevo capítulo en su historia.

La sinfonía de esfuerzos entre el Gobierno y la comunidad ha dado vida a una historia de progreso, marcada por la construcción y puesta en marcha de una infraestructura destinada a modelar el destino del desarrollo y el bienestar para todas las familias de este noble estado.

Los cimientos de un Yucatán más competitivo y floreciente se están consolidando con proyectos estratégicos, entre ellos, la expansión del Aeropuerto Internacional de Mérida, elevando su capacidad de 2 millones de pasajeros en 2018 a una impresionante cifra de 4.7 millones en el ejercicio pasado. Este esfuerzo, enmarcado en la mejora de la conectividad estatal, es solo un eco de las transformaciones que están por venir.

En el horizonte, se alza la modernización y ampliación del Puerto de Altura de Progreso, un faro que señala el inicio de una nueva era comercial entre Yucatán y los Estados Unidos. Este ambicioso proyecto, con una inversión de más de 3,063 millones de pesos, promete no solo impulsar la generación de empleo en los sectores logístico y turístico, sino también fortalecer las ventajas competitivas de la región.

El Libramiento de Progreso, una obra maestra en construcción, promete liberar al puerto de la carga del tráfico, congestionamientos y accidentes automovilísticos, dotándolo de una movilidad eficiente, inteligente y sostenible. Este camino elevado, con una extensión de 2.7 kilómetros, no solo cambiará la fisonomía de la región, sino que también generará empleos directos e indirectos, revitalizando la calidad de vida de más de 66 mil habitantes.

En el ámbito energético, Yucatán emerge de casi un siglo de rezago con las dos nuevas plantas de Ciclo Combinado de energía eléctrica, resultado de incansables gestiones de Vila Dosal ante la Federación. La Planta Mérida IV, con una capacidad de 499 MW, y la Planta Valladolid, de 1,020 MW, representan una inversión de más de 1,200 millones de dólares, y se proyecta que operen a plena capacidad en noviembre de 2024 y enero de 2025, respectivamente.

En el terreno ferroviario, el Tren Maya une sus raíces con las tierras yucatecas, impulsando el desarrollo económico y turístico del estado. El ramal del Tren Maya a Progreso ampliará aún más las conexiones logísticas, vinculando el puerto con la zona industrial de Hunucmá, Poxilá y Teya, mientras que el polo del bienestar augura la llegada de nuevas empresas, alimentando la prosperidad en diversas áreas, incluyendo las TIC’S.

En un gesto sin precedentes, Yucatán se erige como el tercer estado del país en reubicación de centros de producción, el llamado Nearshoring, atrayendo el 8% del total. Este logro se consolida con mejoras logísticas, promoción de la sostenibilidad energética, impulso tecnológico y la garantía del estado de Derecho.

El horizonte de Yucatán se pinta con colores vibrantes de esperanza y progreso. Juntos, como un solo corazón, hemos sentado las bases para que nuestro estado crezca y se desarrolle en los años venideros, construyendo un camino hacia un Yucatán más justo y productivo. En nuestra unidad y trabajo en equipo radica la clave para seguir transformando este noble rincón de México.

Quinto Informe
Los yucatecos, en equipo con el Gobierno encabezado por Mauricio Vila Dosal, escribe una historia de cambio y transformación, construyendo y poniendo en marcha la infraestructura marcará durante los años venideros el rumbo de desarrollo y bienestar familiar.
Compártelo:
Podría Intersarte