XÓCHITL EN HERMOSILLO

El Juglar de la Red

Por: Rafael Cano Franco

Puede ser realidad que Xóchitl Gálvez vaya abajo en las preferencias que muestran las diversas encuestas que se presentan, es posible que no tenga los recursos de los que dispone la otra parte que también aspira a la presidencia de la República, es evidente que no tiene las estructuras políticas que la apoyen, como las arcas estatales de 23 entidades que gobierna Morena.

Todo eso es verdad. Pero también lo es, al menos eso demostró en su gira por Hermosillo que la señora Gálvez tiene un imán para atraer a los ciudadanos, quienes de manera espontánea acuden a recibirla, la saludan y la arropan como si fuera la última esperanza para México.

Por supuesto, eso no significa que va a ganar la elección, simplemente establecemos que a su paso hay entusiasmo y alegría, que de alguna manera la gente se manifiesta espontáneamente y que su figura se distancia de políticos tradicionales.

Desde su llegado se pudo notar un gran entusiasmo con la larga fila de vehículos estacionados a los lados del bulevar García Morales –que conduce al aeropuerto de Hermosillo—solamente con el único fin de darle una bienvenida.

No es que la candidata de Morena no pueda arrastrar masas o que esté manca, pero es evidente que del lado de Xóchitl Gálvez no es necesario el acarreo de personas a sus eventos, estos acuden por sus propios medios y con la única intención de mostrarle apoyo y respaldo incondicional.

Otra diferencia es que la senadora Gálvez se involucra en actividades propias de la región, algo impensable en el caso de Sheinbaum. No es que el amasar coricos y coyotas vaya a marcar la diferencia en la elección, simplemente se trata de la frescura que esa actividad aporta y de esa parte que convierte a Gálvez en una persona normal, mientras que Claudia Sheinbaum está limitada a una agenda cerrada y donde la cercanía con el ciudadano se circunscribe a los eventos, después de eso todo es andar con las élites del poder, lo cual la hace aparecer como una política tradicional.

En los eventos públicos que sostuvo en Hermosillo, fue evidente la gran participación ciudadana, una excelente convocatoria que abarrotó sus eventos y más allá del mensaje lo que debe quedar claro es que no se utilizan “acarreos” ni movilizaciones, esto es un detalle que no debe minimizarse y menos verlo como un hecho aislado.

Cierto que esto sucedió en Hermosillo, una ciudad donde Morena no pudo asentar sus reales en la elección anterior y eso puede ser de gran ayuda para Xóchitl Gálvez; lo que ahora está por verse es si este mismo entusiasmo lo puede generar en otras regiones de Sonora, particularmente en el sur de la entidad donde las fuerzas de Morena están concentradas desde Guaymas hacía el sur.

Pero eso lo dejaremos para futuras giras por Sonora, por lo pronto lo que se puede establecer es que existe un gran ambiente cuando ella se presenta en alguna ciudad, también queda evidencia de que su fortaleza principal está en las clases medias, esas que se sienten decepcionadas y están agraviadas de diversas maneras por los gobiernos de Morena.

Pero lo mejor para la senadora Gálvez es que ese entusiasmo de la gente le deja claro que no va sola, que hay un pueblo que no está conforme y que desean una alternancia. Por supuesto, eso no significa que esos agraviados sean mayoría, pero de que hay un germen de indignación, eso no se puede negar.

Finalmente, lo más importante de todo es que así como esas personas salen de manera espontánea a recibirla y gritarle su apoyo al paso de su vehículo, que también realicen la parte que les corresponda y sean unos intensos promotores del voto para contagiar a otros.

De nada sirve salir a la calle y mostrar respaldo a un candidato si esto no se traduce en una votación suficiente para poder ganar el cometido electoral.

Compártelo:
Podría Intersarte