Reclamo de casas hechas con mala calidad, una constante realidad al norte de Mérida

0
81

Alrededor del primer y segundo mes de haber estrenado sus casas comenzaron a aparecer fisuras en las paredes y muros, además de pisos quebrados por todas partes. Ese fue el amargo despertar de un sueño que marcaría la bienvenida a Yucatán para muchas familias provenientes de diferentes entidades del país.

Antonio y su familia fueron parte de quienes decidieron adquirir una casa nueva en la zona norte de Mérida. Provenientes de  Villahermosa, Tabasco, rápidamente encontraron una inmobiliaria que –aparentemente- les ofreció lo que ellos deseaban.

Conforme fue pasando el tiempo fueron surgiendo los problemas. Diversas fisuras empezaban a cuartear las paredes, y así fueron saliendo más hasta que se dieron cuenta de que esas grietas ya estaban ahí y solo estaban ocultas por el yeso.

“Teníamos grietas leves y hasta grandes que iban con todo y el block. Teníamos grietas desde los cuartos, la cocina, el baño…por todos lados.” –recuerda doña Beatriz, esposa de Antonio.

Antonio interviene para compartir la situación que juntos vivieron. “Esos días que estuvo lloviendo fuerte se metió el agua. Fui con los de la inmobiliaria y les reclamé; me dijeron que lo iban a checar, que le iban a poner silicón. ¿Cómo le ponen silicón? Esa cosa no dura. Si les estábamos comprando una casa nueva, queríamos que nos lo reemplazaran por algo nuevo.” – recordó indignado.

“Ya estábamos desesperados porque nos dijeron que podían reparar la casa pero no lo hicieron cuando se los dijimos. Luego entraron a reparar la vivienda con todo y mi familia adentro y no les importó nada de eso. Además los acabados les quedaron muy mal.”

Antonio y Beatriz indicaron que sólo se dedicaron a “parchar”, algo que se debió hacer bien desde un principio. Las reparaciones duraban cuando mucho 2 o tres meses, cuando ya había que arreglar las paredes de nuevo.

“Teníamos miedo de que se fuera a caer alguna pared, que se le fuera a caer a alguna persona, sobre todo a nuestros hijos.”-añadió la señora Beatriz.

Comentaron también que les ofrecieron cambiarse de casa pero a una más pequeña, y eso, ya fue la gota que derramó el vaso. Decidieron buscar por otra parte.

UNA BUENA INVERSIÓN

“Nuestra prioridad en ese momento era encontrar dónde vivir, necesitábamos hacerlo cuanto antes pero esta vez asegurándonos de que la vivienda fuera de buena calidad.

Nos enteramos de la nueva casa a través de ir conociendo los fraccionamientos que estaban en la zona. Realmente los agentes de la Constructora Capetillo Proyectos se empeñaron mucho en buscarnos la mejor oportunidad, y en unas semanas nos lo resolvieron: estrenamos casa en una de las zonas residenciales más bonitas de la ciudad.

La primera semana de junio la venimos a habitar. La casa era realmente lo que nos habían prometido y nos gustó mucho a todos. El único detalle que encontramos al vivirla fue que el drenaje estaba tapado pero con solo una llamada, la constructora se hizo cargo del problema y no pasó a mayores. La diferencia en el trato y profesionalismo con la anterior inmobiliaria era más que evidente.

A mi esposa le gusta mucho vivir aquí ya que encuentra las cosas que ella buscaba para la familia. Nos gusta la tranquilidad y la seguridad que se respira aquí. Eso es lo que principalmente nos atrae de vivir en este lugar. En realidad, los detalles de toda la casa y la atención fueron excelentes de parte de la Constructora Capetillo Proyectos.” -concluyó el Sr. Antonio quien, junto con su familia, hoy finalmente puede vivir el sueño de tener un hogar y un verdadero patrimonio para su familia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here