Transporte público, ¿bueno o malo?


Hoy día nuestra ciudad presenta un gran problema debido a que el transporte público no satisface las necesidades de los usuarios.

El servicio que brindan no es el adecuado ya que deja mucho a desear debido a la mala organización y las servicio que brindan los choferes.

Obviamente la responsabilidad recae también en los dueños de las rutas en todo el estado, por no tener una buena organización y esto hacer que al final de cuentas los únicos perjudicados sean los que dependemos del transporte para llegar a la escuela o al trabajo.

Y que el único que sale beneficiado es el dueño de los camiones, ellos nunca pierden y se hacen ricos a costas de las necesidades de los usuario; les pondré varios ejemplos:
A los niños de corta edad (pongamos de entres 10 u 11 años) aunque aún estén en la primaria por no presentar una credencial les cobran tarifa de adulto.

Por más que sus padres hagan ver a los choferes que para primaria no hay credencial para el descuento de tarifa para camión como va a tener credencial si aun esta en la primaria.

Pero como ya los niños de ahora no son tan pequeños ni modos a pagar la cuota y claro está que esto le afecte a la familia porque desajusta el gasto familiar.

Y luego pasamos con los estudiantes en semana santa, julio, agosto y diciembre, no les aceptan la credencial.

Yo me pregunto, ¿acaso cuando salen de vacaciones por eso dejan de ser estudiantes y obvio nuevamente a cobrarles lo que paga un adulto?

Entonces los padres salen una vez perjudicados y ellos bien gracias, más dinero a su bolsa.

Ahora pasamos con los adultos mayores, con los más vulnerables. Que necesidad tiene una persona de avanzada edad, uno no necesita ser muy inteligente para darse cuenta de que el pasajero ya cruza la ancianidad, pero si no presenta su credencial les cobran tarifa regular y nuevamente con la pregunta: ¿A caso si hoy no trae su credencial se convierte en joven otra vez?.

Todavía tienen que luchar día a día porque los choferes si ven que son personas así, no se les da parada.

Yo he escuchado que muchos prefieren no enseñarla para que no sean maltratados, entonces que todos los adultos mayores olviden su credencial al momento de ir a conseguir un trabajo en las oficinas de las líneas de transporte, total ahí los verán sin credencial y dirán, esta persona aún está fuerte y puede trabajar sin ningun problema.

Y así como estos casos hay miles, pero yo creo que en vez de fijarse en esas pequeñeces que ellos mismo (los del transporte), lo hacen grande, deberían darse cuenta de la verdadera necesidad que hay para la gente.

Por ejemplo el que hayan mejores unidades, que capaciten mejor a sus choferes, no olviden que no sólo llevan persona, no se dan cuenta del problema que puede ocasionar el llevar un sobrecupo de pasajeros.

Llevan padres de familia, madres e hijos que los esperan en sus casas, pero mejor aún la pregunta clave aquí ¿Ellos defienden los intereses suyos o los de los dueños?.

Que al final de cuentas se hacen ricos y ellos siguen igual, sólo que con más estrés, porque solo viven gritandole a la gente “corrance para que alcancen más” y claro hace que todos lleguen a sus actividades diarias con malas experiencias, pero sobre todo al igual que con el estrés al tope y que desde que Dios amanece el usuario empiece a lidiar con estos problemas.

Con esos problemas hagamos algo para solucionar esto, que podría ser “Levantate más temprano para que tengas opción y entonces ellos sí se pongan a temblar porque lo que no han entendido es que no nosotros dependemos de ellos, si ellos dependen de nosotros para que les paguen un sueldo”, y su familia pueda vivir como todos los que ocupan los camiones.

Pasa la voz

Por: Isabel Sabido

Previous <p> El chancletazo materno de la Liga MX....o cómo llorar adecuadamente cuando tu equipo desciende <br>El mundo tras un balón </p>
Next La Secretaria de Comunicaciones y Transportes cumplen 125 años