“Opinión ciudadana”


Por: Jaime Ucán

Ha despertado curiosidad e interés en la ciudadanía y mucho malestar en los gremios del volante la llegada a nuestra ciudad de UBER, empresa internacional con sede en San Francisco, California.

Los yucatecos esperan con mucha atención cual será el tipo de servicios que esta empresa prestará; la comodidad, el trato, el tiempo de espera y sobre todo el costó de transportarse de un lugar a otro. Sin duda alguna, mucha gente piensa que la competencia es sana y ayudará a mejorar los servicios y eso hará que los costos del transporte disminuyan ayudando a la economía de muchos hogares yucatecos.

Es por eso que los taxistas locales ven en UBER un peligro para sus fuentes de ingresos, sobre todo los del FUTV, gremio que tiene el monopolio mayoritario en nuestro estado y no se van a quedar brazos cruzados viendo que les ganen el mercado.

También es de sobra conocido por todos, las amistades que sus dirigentes y muchos de sus agremiados tienen con el partido en el poder y los constantes favores que se deben los unos a los otros sobre todo en época de campañas electorales.

Hay rumores de que en el pasado, han intimidado e incluso hasta golpeado (dicen) a sus opositores que les han hecho competencia, es decir, a los choferes de las otras “marcas”, de taxi de la ciudad. El FUTV está dispuesto a entablar una guerra abierta por el control y posicionamiento de su gremio, por lo tanto no se quedarán mirando.

En mi humilde opinión hay de todo entre los taxistas y no todos los chóferes son lo peor (por decir algo). Me ha tocado hacer uso de los servicios de la mayoría de las agrupaciones; los hay groseros, prepotentes, hay quienes se aprovechan y cobran tarifas excesivas argumentando que así lo marca su taxímetro.

Aunque también hay que decirlo me ha tocado tratar con choferes amables y que cobran una tarifa justa. Este tipo de situaciones hace que la sociedad compare y esté en duda a cerca de los servicios que nos prestan.

¿Qué pasará? Esperemos y estemos atentos, si la llegada de UBER será un beneficio o será un monopolio peor una vez posicionados. Eso si logran desplazar a los taxistas locales. ¿Será de beneficio para el estado y de las familias de los trabajadores que recluten? O sólo los utilizarán para lograr sus objetivos una vez teniendo el control de la plaza.

Es un reto para todas las agrupaciones de taxistas volverse atentos, amables, caballerosos. Con mejores unidades, con tecnología y sobre todo, con seguridad en el servicio que prestan a sus clientes. También hay que decir que todo producto nuevo, que necesita venderse, tiene que hacer una campaña de “márketing” para posicionarse en el gusto de los futuros consumidores.

Entonces habrá una intensa propaganda en los medios de comunicación y redes sociales para ganarse a sus futuros clientes. Muchos se dejarán llevar por la novedad y como niño que le ofrecen un regalo, lo pedirá desesperadamente.

En mi opinión de ciudadano, prefiero consumir lo local y beneficiar a las familias de mi estado y no darle beneficio a una empresa internacional.

¡El reto es amigos taxistas, ser mejores. Eso incluye a sus mismos dirigentes, si es que no quieren pasar a la historia!

Saludos.

Previous Palabra con doble ortografía
Next Presentarán PLANEA cerca de siete mil estudiantes del COBAY