La Bombilla

Cuando la manzana cayó del árbol, Newton se preguntó: “¿Por qué?” y descubrió la ley de gravedad.

“¿Por qué?” se preguntó también Einstein al descubrir que una persona cayendo al vacío no siente su peso y, así, completó su teoría general de la relatividad.

Sócrates y Buda basaron sus enseñanzas en preguntas.

Y los niños, sin que nadie les enseñe, preguntan para saber.

Preguntar es la más poderosa de las técnicas para aprender.

Y, sobre todo, para descubrir lo que se ignora.

Lo que no se sabe de uno mismo, de la empresa, de los productos, de los servicios, del mercado, de la competencia o de los clientes.

Las preguntas correctas llevan a las respuestas que dan conocimiento y poder sobre aquello que antes se ignoraba.

Son la más clara señal de la innovación y el progreso.

“Juzga a un hombre por sus preguntas antes que por sus respuestas.”

 

– Voltaire –

¿Por qué preguntar?

En su libro: “El poder de las preguntas para provocar ideas innovadoras” el autor Warren Berger señala que, con la tecnología actual, cada día es más fácil encontrar respuestas.

Lo fundamental está en hacer la pregunta correcta.

Entre los 2 y los 5 años, los niños hacen aproximadamente 40.000 preguntas, pero después van dejando de preguntar.

Como adultos, debemos recuperar esta capacidad que lleva a la innovación.

Muchos líderes de empresas creen que no tienen muchas ocasiones para preguntar.

Creen que preguntar puede demostrar una ignorancia que no les beneficia.

Muchas veces, se actúa en piloto automático para hacer todo más fácil, sin cuestionar lo que se hace o cree.

Sin embargo, preguntar puede servir para crear un cambio beneficioso.

Encontrar un problema a resolver y responder satisfactoriamente las preguntas que suscita, es el modo de crear nuevos emprendimientos, productos o servicios.

“Si yo tuviera una hora para resolver un problema y mi vida dependiera de la solución, gastaría los primeros 55 minutos en determinar la pregunta apropiada, porque una vez que conociera la pregunta correcta, yo podría resolver el problema en menos de cinco minutos.”

– Albert Einstein –

Algunas buenas preguntas

La primera pregunta es siempre: ¿por qué?

¿Qué pasaría si…? es la pregunta que abre posibilidades.

¿Cómo y cuándo? son las preguntas que analizan fracasos y consideran nuevos experimentos.

Hay preguntas que nos ayudan a encontrar las pioridades, como:

¿Qué es lo más importante en este momento?

¿Cuál es la oportunidad más importante que requiere mi atención?

Estas preguntas nos ayudan a obtener mejores resultados:

¿Qué tendría que hacer para que este proyecto falle y no salga?

¿Quién puede ayudarme con este problema, proyecto, o resultado que quiero obtener?

Las preguntas son poderosas porque ayudan a enfocar nuestro pensamiento.

Cuando te enfocas en hacer preguntas, es más fácil tener respuestas innovadoras.

Las preguntas abren la mente a lo que es posible, mientras que las respuestas cierran la mente.

La pregunta correcta abre grandes puertas.

REFLEXIONES DE EMPRENDIMIENTO

Todo el mundo quiere lo que le sienta bien.

Todo el mundo quiere vivir una vida feliz, fácil y sin preocupaciones, enamorarse y tener relaciones increíbles, ganar dinero y ser popular, respetado y admirado.

Tener un negocio de éxito genera ventas sin parar.

Tener renombre en el mercado y que se publiquen artículos de uno en la revista Forbes te da relevancia, y sienta muy bien.

Pocos quieren hacer el trabajo.

Pocos quieren hacer las apuestas estratégicas que tardan años en dar sus frutos.

Pocos quieren aprender las aptitudes necesarias para tener el éxito que tanto desean.

Prácticamente, todos los buenos resultados en la vida se benefician por el efecto compuesto, donde cada día hay un trabajo de calidad bien hecho.

Las grandes relaciones, o la creación de un negocio sólido, se benefician del efecto acumulativo del tiempo.

Donde hay un estado mental óptimo, probablemente tengas a una persona que ha trabajado su mente durante tiempo.

Alguien con buenas relaciones ha estado pendiente de mejorar estas relaciones en el tiempo, no vienen caídas del cielo.

Es más fácil desear el trabajo fácil.

Es más difícil tener una visión más a largo plazo.

Por eso son muy pocos quienes tienen resultados extraordinarios.

Debemos invertir tiempo y trabajo para crear el efecto compuesto y hacer que los resultados sean inevitables.

CITA QUE NOS GUSTA

“Todo lo que quiero saber es dónde voy a morir, así nunca iré allí.”

– Charlie Munger –

 

Charlie Munger es famoso por centrarse en qué evitar.

Constantemente busca errores “estúpidos” que otros cometen y luego él trata de evitarlos.

Esto es muy diferente a cómo la mayoría de la gente ve el éxito.

La mayoría de las personas se enfocan en qué hacer en lugar de en qué NO hacer.

Simplemente evitando los errores más comunes, nuestras probabilidades de éxito se multiplican.

CÓMO ENCONTRAR LA SIGUIENTE GRAN OPORTUNIDAD

 

EN LOS NEGOCIOS

 

El smörgåsbord es típico en Suecia durante las fechas de navidad.

Es un bufé elaborado con diferentes ingredientes típicos de la cocina sueca.

Un smörgåsbord tendría albóndigas, anguilas, arenque en salazón, salmón y salchichas, entre otros ingredientes.

Un buffet de delicias suecas.

La palabra sueca smörgåsbord está compuesta por smörgås («sándwich») y bord («mesa»).

Podríamos decir que ahora, los negocios, en esta era actual, tenemos delante smörgåsbord gigantes de oportunidades.

Pero si tratamos de comer todo lo que se nos pone delante, acabamos sufriendo acidez estomacal.

Si somos muy intencionales acerca de las oportunidades que perseguimos, podemos perseguirlas con otro grado de agresividad y enfoque, que nos conduciría a mejores resultados.

Lanzamos la última edición de ULTRA de este año.

Donde te enseñamos cómo encontrar las mejores oportunidades para crecer tu negocio.

Para que tengas un plan claro de dónde centrarte y hacer un salto en tu negocio.

Para que tengas más claridad e intención detrás de las oportunidades que decidas perseguir.

Compártelo:
Podría Intersarte