Jóvenes opinan sobre activismo y política en Iepac

Boletín 31

27 de mayo de 2022

 

Jóvenes opinan sobre activismo y política en Mesa Panel organizada por el IEPAC Yucatán

Desde la defensa de los derechos de los pueblos originarios, la lucha contra el feminicidio, violencia de género y discriminación, hasta la generación de iniciativas de ley en materia social, fueron algunos de los temas expuestos en la Mesa Panel “Jóvenes en Política: Ilusión o Activismo”, organizada por el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Yucatán.

Con la moderación del Consejero Electoral, Roberto Ruz Sahrur, durante el evento las personas panelistas compartieron sus vivencias sobre los desafíos que enfrenta el liderazgo de la juventud y coincidieron en que, no hay edad para accionar y participar a favor de una causa que aporte a la igualdad y el respecto de los derechos humanos y político electorales.

Gretty Araceli Canché Chuc, oriunda de Hunukú, Temozón, activista por los Derechos Humanos de los pueblos y comunidades indígenas, afirmó que el activismo es un proceso en construcción del cual es parte desde los 15 años, cuando comenzó a participar en distintos movimientos sociales a favor del sector maya.

Compartió que actualmente forma parte del proyecto insignia “Ko’one’ex Meeyaj Tin wóok’lalo’on (Trabajemos por Nosotros)”, con el cual representó a Yucatán junto con su compañero Gerónimo Vázquez, estudiante de la Universidad Oriente, en el programa Misión Resistencia, y agregó que ahora esperan poder presentarlo el próximo mes de octubre en Turquía, en un acto vinculado a la entrega del premio Nobel de la Paz.

Señaló que este proyecto, que promueve prácticas milenarias como la partería y la apicultura, ya existía desde el 2018, y a través de la beca de la Jornada de los Derechos Humanos y del Programa de Misión Resistencia, siguen buscando apoyos e impulsándolo para destacar la importancia de estas actividades que forman parte de la vida sostenible, y que lamentablemente se están perdiendo.

“Lo que nos limita a nosotros en las comunidades son las facilidades que desafortunadamente no tenemos todos en las zonas marginadas, por ejemplo, a grandes rasgos, existen muchos jóvenes que tienen proyectos maravillosos en las comunidades, pero por cuestiones económicas, por dificultades de lengua que a veces nos dificulta darnos a entender o relacionarnos en los distintos espacios o apoyos que nos puedan dar, ése es parte de los retos”, expresó.

Rosa Elena Cruz Pech, activista y feminista impulsora de “UADY Sin Acoso”, compartió la experiencia obtenida con el movimiento enfocado en la violencia que enfrenta la comunidad estudiantil y que, en tres años, ha documentado más de 500 quejas de acoso y hostigamiento sexual, violación, discriminación por razón de género, religión, origen étnico, orientación sexual, identidad y expresión de género.

Definió al feminismo como un movimiento político que pone a las mujeres al frente de sus derechos, pero enfatizó que, no solamente en este tema sino en todo tipo de activismo, lo personal siempre es político.

Las decisiones individuales como no votar o no participar en algún movimiento por alguna causa se ve como no incidir, pero todas las decisiones inciden en lo político, dijo. Siempre estamos haciendo política y es necesario que el privilegio no nuble la empatía, no sólo tenemos la responsabilidad de accionar por los temas que afectan a la juventud o a mí como persona, que el problema no me dañe a mí, no incide en que no decida participar, aún la omisión es política, y al involucrarnos se logran soluciones, acentuó.

Propuso repensar la democracia, incluir más a sectores como mujeres, comunidades originarias, LGBTTIQ+, que la paridad avance hacia la igualdad y acercar a todos los sectores para hacer política, no necesariamente desde un partido, sino desde las instituciones, organizaciones civiles y en el propio hogar, con responsabilidad.

Manuel Emilio Leyón Viezcas, estudiante del último semestre de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Yucatán, compartió su experiencia de impulsar la Ley de Desarrollo Social del Estado de Yucatán, la cual nació en 2019 de la iniciativa de 85 estudiantes de Derecho, quienes recopilaron cuatro mil 750 firmas para presentarla al Congreso Estado, siendo finalmente aprobada el pasado miércoles en el Pleno del Legislativo Estatal.

“El tema de la iniciativa fue un extenso camino para los estudiantes, un esfuerzo empeñado completamente, inició a partir de principios del 2019 cuando participamos en un taller ofrecido por el IEPAC que era para dar a conocer los mecanismos que hay en la Ley de Participación Ciudadana, principalmente el de la Iniciativa Popular”, recordó.

Destacó que, hasta 2020, Yucatán seguía siendo el único Estado que no contaba con una ley en la materia, por lo cual propusieron una contraloría social que permita recibir denuncias populares para vigilar y ejecutar la política social y el presupuesto asignado para desarrollo social, llevar a cabo un proceso de evaluación que sirva como mecanismos de retroalimentación, y crear una Comisión Intersecretarial que tenga la responsabilidad de ofrecer un padrón de beneficiarias y beneficiarios, para transparentar el uso de los recursos.

“Por el esfuerzo de mis compañeras y compañeros y de quienes dieron su confianza con su firma, se aprobó por unanimidad y el día de hoy tenemos una Ley de Desarrollo Social”, celebró.

El evento fue transmitido por el canal del IEPAC Yucatán en YouTube, y forma parte del programa “Abriendo el debate”, que incluye la realización el próximo 16 de junio a las 17:00 horas, de la Mesa Panel “LGBT+ en Política: In Visibilidad”.

 

Compártelo:
Podría Intersarte