Jamás aceptará MALO que Salomón decline por Benjamín
Detrás de la noticia


A diferencia de anteriores procesos electorales locales, el actual es totalmente atípico. Y lo es por la controvertida personalidad y resentimiento de los actores. De manera por demás insistente hemos señalado hasta el cansancio que las actuales son elecciones de odio.

Véanlo si no a la luz del actual proceso electoral en general y, en particular, a la gobernación del estado, caracterizado por la enorme sed de venganza de los candidatos, enemigos, que no adversarios, del abanderado del PRI, Alejandro Murat Hinojosa.

Es la eterna historia del canibalismo político que nos impide desarrollarnos y progresar como pueblo. Todos contra todos. Dividen y enfrentan a los oaxaqueños. Es la mayor maldición desde la década de los 70, hace ya casi medio siglo de Noche Negra.

Al igual que entonces extraños enemigos de Oaxaca y de los oaxaqueños, como Manuel Andrés López Obrador (MALO), siembran vientos de odio a la espera de cosechar tempestades políticas que les permitan tomar por asalto el poder en medio del caos.

Pero ¡Oh ironía! El odio del Mesías Tropical contra los dirigentes y militantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y del PAN en Oaxaca, terminará coadyuvando paradójicamente al triunfo del candidato del PRI a gobernador, Alejandro Murat Hinojosa.

Lo mismo ocurrirá con el rupturista candidato del Partido del Trabajo a gobernador, Ángel Benjamín Robles Montoya, como parte de su estrategia de odio y sed de venganza en contra del candidato de la coalición PAN-PRD, José Antonio Estefan Garfias.

Al triunfo de Alejandro Murat contribuirá, asimismo, de manera determinante el odio y la sed de venganza largamente larvados del ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz y de su tiburón, el senador con licencia Eviel Pérez Magaña, subsecretario de Desarrollo Social.

Éste es un aspecto hasta ahora poco observado por los analistas y columnistas políticos locales y nacionales: Las elecciones a la gobernación de Oaxaca están preñadas de odio y sed de venganza. Alimentadas, por tanto, por las vísceras más que por el manejo de ideas y propuestas.

Con razón o sin razón, lo que al final no cuenta, Pepetoño Estefan jamás perdonará a José Murat que le haya sacado de la bolsa la candidatura del PRI a la gobernación hace ya 18 largos años. Viene con todo, movido por el odio y la sed de venganza contra Murat.

Para intentar conseguirlo, cuenta desde siempre con el abierto y decidido apoyo de Diódoro Carrasco Altamirano. Y con vastos recursos de los gobernadores aliancistas Gabino Cué Monteagudo y Rafael Moreno Valle, asesorados por el ex gobernador oaxaqueño.

A la luz de la real politik, la campaña a la gobernación y, sobre todo, el resultado de la jornada electoral del próximo cinco de junio, se judicializará. Así lo prueban los últimos acontecimientos en el actual proceso electoral.

En un ejercicio de creación de escenarios políticos futuros, podemos adelantar desde ya que
el inminente triunfo de Alejandro Murat, será impugnado y finalmente ratificado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

A la luz de estos hechos, a la vista de todos, Manuel Andrés López Obrador (MALO) jamás aceptará que el candidato de Morena a gobernador Salomón Jara decline a favor del candidato del Partido del Trabajo, Benjamín Robles Montoya.

Y ello ocurrirá, a pesar que la declinación de Salomón a favor de Benjamín es la única opción que tiene el Movimiento de Regeneración Nacional y el PT de aspirar con posibilidades reales a ganar la gobernación de Oaxaca el próximo 5 de junio.

Esta es la conclusión de un ejercicio de creación de escenarios políticos futuros. La razón es muy simple y sencilla, el Mesías Tropical Manuel Andrés López Obrador nunca perdonará a Benjamín la traición de no seguirle en la creación de Morena.

Además del mesianismo al sentirse Salvador de la Patria, a López Obrador le caracteriza el maniqueísmo: o están conmigo o están contra mi. Y Benjamín Robles rechazó ir con El Peje a la aventura de crear Morena y prefirió quedarse en el PRD.

Asimismo, podemos adelantar que es impensable e imposible siquiera pensar, por otro lado, que Benjamín Robles Montoya acepte declinar por Salomón Jara Cruz. A éste falta el arrastre con la gente que mantiene el candidato del Partido del Trabajo.

Ciertamente, uno y otro arrebatarán miles de votos a la coalición PAN-PRD. Pero separados, sin declinación de por medio, ambos terminarán anulando sus posibilidades de triunfar. Ambos crecerán, desde luego, más Morena, pero al PT no le irá mal.

Y, a querer o no, ésta es la mayor y mejor coyuntura política favorable al candidato del PRI a gobernador. Con justa razón se ha dicho que la pulverización de los partidos de izquierda con tres candidatos, asegura el triunfo de Alejandro Murat Hinojosa.

Ni a la coalición Partido Acción Nacional- Partido de la Revolución Democrática (PAN-PRD) menos al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y mucho menos al Partido del Trabajo alcanza por sí solos para ganar la gobernación de Oaxaca.

En defensa de nuestro dicho, baste mencionar que Manuel Andrés López Obrador confirmó su asistencia al cierre de campaña de su candidato a gobernador de Oaxaca, Salomón Jara Cruz, que se realizará el próximo 27 de mayo en la Alameda de León, en la capital oaxaqueña.

Benjamín Robles, por su parte, no las tiene todas consigo. Sus más cercanos aliados renuncian al PT y se suman a Alejandro Murat. Es el caso de Soledad España, esposa de David Juárez, quien es parte del equipo de campaña de Robles y cuñada de Daniel Juárez.

Soledad España Hernández, integrante de la Comisión Ejecutiva del Partido del Trabajo, detalló que en las candidatura a ediles municipal y diputados locales, Rafael Arellanes Caballero impuso a sus incondicionales, sin darle prioridad a la militancia.

En un eficaz control de daños, Rafael Arellanes, Comisionado Político Nacional del PT, aseguró que la renuncia de facto de dos miembros de la Comisión Ejecutiva Estatal de ese instituto político no afectará los resultados electorales ni la estructura del partido.

Afirmó que el Partido del Trabajo no tiene dudas, va con Benjamín Robles y que las candidaturas a concejales y diputados, fueron decididas en la Convención Nacional Electoral del Partido del Trabajo que se desarrolló en el mes de abril de 2016.

Por: Alfredo Martínez
Ver más Alfredo Martínez

columnista alfredo-04

Previous Yucatán dentro del "Cinturón de Huracanes del Atlántico"
Next Presentan al nuevo cónsul honorario de Alemania en Yucatán